Translate

dilluns, 15 de febrer de 2016

SIMI


El 29 de diciembre del 2015, impulsados por la curiosidad y las ganas de continuar navegando para conocer nuevos rincones en este lado del Mediterráneo, soltamos amarras en el puerto de Pali para aprovechar el viento del NW que llegaba puntual a la cita a primera hora de la mañana para llevarnos rumbo a Simi.


Las primeras millas pasaron a buen ritmo con viento favorable

Mientras nos acercábamos a las costas de Turquía el viento comenzó a disminuir frenado por las montañas de la península de Datça, disminuyó tanto que fue necesario poner el motor en marcha para continuar adelante. La cercanía de la costa nos tentaba a cambiar de rumbo y hacer una parada extra. 



Costa de Turquía



Nuestra idea al comienzo de este viaje era llegar hasta Turquía y tal vez pasar allí parte del invierno, pero el encarecimiento de las tasas de sus puertos, la nueva limitación de tiempo de estancia para turistas y la inestabilidad política en la zona nos hizo cambiar de planes. En nuestro periplo hemos coincidido en varias ocasiones con navegantes que, después de habitualmente pasar el invierno en Turquía, este año habían decidido quedarse en Grecia e incluso volver a sus países de origen. Así que tal vez nuestra decisión fue la más apropiada.


el viento comenzaba a despertar con Simi a la vista


El parte meteorológico avisaba la llegada de varios días con vientos fuertes del N que acabarían rolando al S, así que debíamos estar atentos a los cambios. Según la guía Imray, el puerto de Symi muy abierto al NE resulta seguro para vientos del N y NW. 

Mientras nos alejábamos de la costa turca y la isla de Simi comenzaba a dibujarse con claridad a nuestra proa, el viento comenzó a despertar. Al principio fue una suave brisa que cambiaba constantemente de dirección hasta que finalmente volvió a llegar del NW, aumentando de intensidad hasta rondar los veintidos nudos. 


Canal Stenón Nimou a la vista!


Si el viento continuaba aumentando, tendríamos un pequeño reto… atravesar el estrecho canal Stenón Nimou entre la isla Nimos y la isla de Simi con viento de aleta y una mar ligeramente picada. Finalmente decidimos recoger velas para cruzar el estrecho paso sin mayores complicaciones y… sorpresa! nos habíamos quedado sin datos sobre la profundidad. La sonda dejó de funcionar en el peor momento. Un simple cable en un sitio poco accesible había hecho falso contacto. 
Según la información de la carta y la guía Imray, en el centro del canal tendríamos unos cuatro metros de profundidad suficientes para pasar con seguridad, así que con fe ciega en estos datos, pusimos un tripulante en la proa, otro al timón, apretamos… los dientes y allá que fuimos. La transparencia del agua a pesar de estar un poco movida hacía dudar sobre la profundidad real, el fondo parecía estar demasiado cerca. 






En pocos minutos ya habíamos atravesado el estrecho y asomábamos la proa en la amplia bahía rodeada de montañas. El viento que llegaba con algunas rachas fuertes de diferentes direcciones se fue calmando mientras nos acercábamos al puerto. Teníamos frente a nosotros la hermosa ciudad de Simi.




Simi



Torre del reloj construida en 1881, junto al edificio blanco de la época de los italianos.


El colorido de la ciudad y el estilo único de sus casas que se repite constantemente produce un efecto visual que no deja a nadie indiferente. Parece que estés ante un gran decorado, un pueblo de fantasía o algo parecido.










Indudablemente las singulares construcciones señoriales repartidas por la montañas alrededor del puerto son el reflejo de una época de explendor económico de la isla. 













Historicamente la fama de Simi en la construcción de embarcaciones se remonta a la edad media. Cuentan que aquí se construyeron muchos de los rápidos galeones que utilizaban los caballeros de La Orden de St Juan que dominaron esta zona durante varios siglos. Más tarde, después de la conquista del Dodecaneso por parte de los Otomanos, los astilleros de la isla construyeron para la armada turca espléndidas naves… En la actualidad solo queda un rudimentario varadero donde se realizan principalmente trabajos de mantenimiento de embarcaciones.



Varadero de Simi


En la historia reciente, la isla fue toda una potencia en la pesca y comercio de esponjas y sus buzos los mejores del Egeo. Actualmente solo hay unas pocas tiendas de venta de esponjas que cierran durante el invierno y no hay prácticamente ninguna dedicación a la recolección; algo que nos alegra pues las esponjas son verdaderos filtros del mar que hacen mejor servicio vivas que colgadas en la ducha…



Museo del Mar


Fue a partir de 1912, con la ocupación italiana, la irrupción de los barcos de vapor, el declive de la pesca de esponjas y la emigración de miles de sus habitantes cuando la isla entró en una profunda crisis económica.
El paso de la Segunda Guerra Mundial, destruyó gran parte del patrimonio de la isla. El 8 de mayo de 1945, se firmó “la rendición del Dodecaneso a los Aliados” en un edificio que está junto al puerto. Parte del patrimonio fue reconstruido y en 1948, la isla pasó a formar parte del estado griego.



Aquí se firmó la rendición del Dodecaneso a los Aliados el 8 de Mayo de 1945



En la actualidad, la belleza de la isla, de su ciudad y la cercanía a la gran isla de Rodas (capital del Dodecaneso)  han convertido a Simi en un destino turístico en muchos casos de visitas de un día o por unas horas. A pesar de que su economía actual se basa principalmente en el turismo, parece que la gente de Simi hayan aprendido a mantener ciertas distancias con las influencias exteriores para conservar su autenticidad. 
















La estancia en puerto fue, menos cómoda, todo lo demás. Las vistas eran preciosas, pero nada más llegar observamos que los pocos barcos que habían, guardaban bastante distancia con el muelle y estaban atados por más amarras que de costumbre. Tomando esa referencia nos abarloamos con la proa mirando a la bocana, pusimos nuestras mejores amarras y aprovechamos un par de muertos milagrosamente libres, para mantenernos lo suficientemente separados del muelle para no rascar con la pared y poder entrar y salir del barco.









La primera noche fue relativamente tranquila, pero al día siguiente comenzamos a comprender el por qué de todo. Para hacer el cuento corto, lo que básicamente ocurrió fue que por la bocana llegó a entrar hasta casi medio metro de mar de fondo, que al chocar con las paredes del puerto provocaba una mar confusa que solo disminuía un poco si soplaba mucho viento en contra o llegaba un ferry grande que hiciera de rompeolas por un rato.



maniobra de atraque




La noche del fin de año fue todo un espectáculo. Las olas rozaban la altura máxima del muelle y la temperatura bajó, como nunca en lo que llevábamos de invierno, hasta los 3ºC.
Dentro del barco era como navegar en una tormenta. Sin conexión eléctrica, ni parafina para la calefacción, la temperatura de confort después de cocinar alcanzó los 12ºC. Tomamos una buena cena acompañada de vino griego, pastel autóctono de noche vieja y a la media noche después de que los barcos más grandes que estaban en puerto tocaran al unísono sus sirenas y se vieran unos pocos fuegos artificiales, revisamos nuestras amarras y nos fuimos a dormir… 
Sin dudas un Fin de Año diferente!!!





Nuestra visita a Simi fue casi de charter, tres días y dos noches. En ese tiempo no nos quisimos alejar demasiado del barco por temor a que empeoraran las condiciones, aunque la presencia de barcos de la zona amarrados en el puerto parecía indicar que peor ya no podía ser.
 Teníamos la posibilidad de recorrer la isla en autobús de linea, pero nuestra visita se limitó a recorrer la infinidad de escaleras que unen la parte baja de la ciudad Gialós (yialós) y la parte alta conocida como Horió (jorió). 





Kali Stratala vieja escalera que comunica los dos núcleos del pueblo.





Vista general de la Ciudad junto al puerto. Al fondo la Isla Nimos que parece formar parte de Simi.

Barrio de Pondikokastro. En el centro destaca
una hilera de parte de la estructura de más de quince molinos.
 A la izquierda entrada al puerto de Gialós.
Al fondo a la derecha la bahía de Pedi. En el horizonte Turquía.


En el puerto, la estancia por estas fechas (invierno) es gratis, pero las conexiones de agua y electricidad están selladas. De todas formas, las condiciones de protección con respecto a la meteorología no son demasiado alentadoras para estar muchos días.



"cerrado por vacaciones"


La meteorología mejoró un poco y la mar se fue calmando, pero los partes avisaban de la llegada de un nuevo temporal, esta vez con lluvia y vientos del Sur que suelen ser por aquí peores que los del Norte. 



con el Nuevo Año llegó una tregua meteorológica


estatua de Michalakis. "el niño pescador."



 Solo quedaba soltar amarras y poner rumbo al siguiente destino. Decidimos apostar por Rodas como isla grande para pasar una temporada larga.
El día de 2 de enero, mientras despertaba el día con cara de invierno y brisa fría del norte, pusimos rumbo a nuestro siguiente destino…




Next Port....





... a mi media naranja

No...,hoy 15 de Febrero, antes de despedirnos, la mitad de la tripulación quiere felicitar a la otra mitad, en el dia de su cumpleaños. Felicitats!!! Espero que continuemos navegando juntos durante muchos años!. 
Te quiero.

Feliç aniversari
Feliz cumpleaños
Χρόνια πολλά
happy birthday
С юбилеем 
Joyeux anniversaire 
Schönes Jubiläum 
felice anniversario




Ahora si... Next Port Rodas...Rhodes, Rodos
                                                                                                           
                                                                 
                                                                                                   
                                                                                                                                
                                                                                                                                                                                                                            
                                                                                                                             

dilluns, 1 de febrer de 2016

NISYROS


Nisyros, situada a prácticamente la misma distancia entre las islas de Kos, Tilos y las costas de Turkía, fue nuestra siguiente apuesta. Sobre la carta es una pequeña isla de aspecto entre circular y pentagonal de apenas 9 km de diámetro. 


Track de Kos a Nisyros


Desde la distancia se dibuja un gran volcán sobre la mar, una silueta fantástica difícil de transmitir con una foto. A medida que nos acercábamos, la falta de edificaciones a la vista, nos ofrecía la imagen de una isla virgen “digna de conquistar”como imaginamos que pensaron los exploradores y conquistadores que pasaron por aquí a través de los siglos… la isla tiene un largo historial comparable a sus hermanas mayores.


Nisyros, Nísiros


En nuestro caso fue la isla la que nos conquistó a nosotros. Su belleza, típica de las pequeñas ciudades griegas con estilo propio, su entorno natural, el puerto de Pali seguro y acogedor y sobre todo la bondad de su gente hizo que nuestra escala inicial programada para una semana se alargara un poco más de un mes. 


Puerto de Pali al Norte de la isla

Igual que en otras islas, en temporada baja los comercios de Nisyros dedicados expresamente al turismo cierran, solo quedaban abiertos bares, tabernas, tiendas y mini supermercados de “consumo propio”; algo genial cuando se trata de sitios con poca población. Eso sí, hay que aprender a observar y ser observado, ley de pueblo pequeño en cualquier parte del mundo…






Como siempre pasa, nada es perfecto… En Pali no teníamos carnicería, ni frutería, ni ferretería, para comprar es necesario ir a la capital Mandraki que esta a 4km. Esta distancia la recorrimos en bicicleta la primera vez por necesidad y el resto de veces casi por deporte, pues el amigo Stavros que tiene una de las casas de alquiler de coches y motos que hay junto al puerto, nos prestaba su moto o un coche cuando necesitábamos ir de compras. Un gesto de bondad y amistad que nos robó el corazón y del que hicimos el uso estrictamente necesario. Para recorrer la isla le alquilamos dos días una moto y un día un coche. 



Rent a Car "Petastra" 


El segundo inconveniente son los precios de los productos, ligeramente más caros. Los gastos de transportes y la poca oferta hace que los precios de casi todo aumenten en comparación a otras islas más pobladas. 
A favor teníamos la estancia en puerto, totalmente gratis por estas fechas (diciembre). Un detalle que invita a alargar la estancia, ir más veces a la taberna, al bar, al mini supermercado, comprar frutas al vendedor ambulante, alguna pieza fresca al pescador o ir con más frecuencia a la panadería y así las ganancias quedan repartidas... y todos contentos.



Frutas y verduras, una vez a la semana... o no!!!



Productos de agricultura ecológica sin pretenderlo... cosechados
a la vieja usanza. Sabores inmejorables.

Panaderia Pali. Las galletas... buenísimas!!!

Salía a pescar cada dia... Solo descansó el dia de Navidad!!!

el mini market, lo de mini... cierto!!!


Esta pequeña isla de marcado carácter volcánico es posiblemente la más original y sorprendente del Dodecaneso. Su geografía montañosa y de tierra fértil, está discretamente poblada por cuatro núcleos urbanos de origen muy antiguo repartidos por la isla y bien comunicados en la actualidad por carretera. Mandraki y Pali junto al mar y Emboriós y Nikiá sobre la montaña. 


Vista general de Mandraki

Mandraki es la capital y la localidad más poblada, situada al Noroeste posee el puerto más importante de la isla.


puerto de Mandraki

Su origen se remonta al siglo XVIII cuando los habitantes de la antigua ciudad amurallada (Paleocastro) comenzaron a desplazarse colina abajo hacia los alrededores de la bahía.



exterior de la muralla del Paleocastro. Su antigüedad se remonta al S. V a.c.
Fue restaurada minuciosamente entre 2004-2013


En la mayoría de tramos restaurados, las piedras esparcidas por el suelo 
durante años, fueron cuidadosamente devueltas a su posición original. 
Vista interior de la muralla. 



Mandraki visto desde el Paleocastro

Fue un verdadero placer recorrer sus calles estrechas y laberínticas con pequeñas plazas de suelos adornados por mosaicos hechos de cantos rodados. Una técnica que ya habíamos visto en otras islas, pero que aquí reluce en las plazas, entradas de casas, aceras y muchas escaleras.









Las calles de Mandraki son tan estrechas que al principio nos daba un poco de reparo pasear por allí en bicicleta, pero sorprendentemente había sitio para todos. Las mini-calles se comparten entre bicis, peatones, motos y en algunos tramos hasta pequeños camiones… y lo mejor, en cualquier dirección. Toda una demostración de convivencia.









En lo alto del promontorio rocoso dentro de la fortificación
de la época medieval, se encuentra
el monasterio Panagía Spilianí (Virgen de la cueva)


dentro del monasterio datado del S. XV. destaca la iglesia de la Asunción


entrada de la iglesia
            
atardecer en Mandraki





vista general de Pali, Palon, Palos

Pali, el pequeño y acogedor pueblo pesquero al Noreste de la isla fue nuestro puerto de abrigo, bien protegido de los embates del mar.
Es tal vez el pueblo de estilo más moderno de toda la isla, aunque su origen se debe a un antiguo asentamiento romano. 
Dicen que el nombre Pali proviene del latín “Palus”que significa “poste de amarre de un barco” y que los romanos levantaron allí un complejo termal aprovechando los manantiales que existían en la zona.





pequeña playa dentro del puerto

iglesia de Agioi Apóstol (Santos Apóstoles) construida en 1956


la imaginación vuela cuando se trata de pintar las calles!!!


playa más al este al lado del puerto sombreada por tamaríscos.


... el descanso del guerrero

                    


Vista  general de Emboriós 

Emboriós, es una pequeña población encaramada en la montaña. Las casas blancas que se alzan entre otras casas en ruinas y la vegetación le dan un toque enigmático… Aunque es una pena las viejas construcciones que se están perdiendo consumidas por el paso del tiempo y el abandono; son verdaderas obras de arte antiguo sobre piedra, arquitectónicamente hablando.







Las calles estrechas del pueblo con escaleras y arcos de piedra van en dirección a la vieja fortaleza que protegía a la población de posibles ataques. Destaca su minúscula plaza junto a la iglesia Theotokos, dedicada a la Virgen María.


Los arcos de piedra atraviesan la calle principal...


minúscula plaza principal junto a la iglesia Theotocos


 El nombre Emboriós proviene de la antigüedad cuando la población se dedicaba al comercio, para ello estaba situada en la costa, muy cerca de Pali, pero los ataques de piratas y otros saqueadores hizo que la población se trasladara a la montaña conservando el mismo nombre.
El pueblo, ahora colgado en la montaña, es un gran balcón que mira hacia el valle donde se encuentra “Stéfanos” el volcán más conocido de la isla.


vista de la llanura de Lakki desde Emboriós



Emboriós


A pocos metros de la entrada del pueblo hay una sauna natural. Impresiona ver como sale el vapor de entre las rocas, provenientes del volcán que yace bajo la isla. Hay referencias que cuentan que en ocasiones hay olor a azufre, pero el día que entramos el vapor era totalmente inodoro y el efecto sauna era perfecto.


entrada a la sauna natural



                   



Vista general de Nikiá

Nikiá, es posiblemente el pueblo mejor conservado de la isla. Un buen número de casas parecen ser segundas recidencias, posiblemente de extranjeros. Resultan atractivas sus calles estrechas, las casas blancas de tejados rojos y las aceras pintadas. 






En la plaza principal destaca la Iglesia de la Presentación de la Virgen María, aunque el tesoro más preciado de esta población parece que son sus vistas al volcán Stéfanos, el reclamo más importante de la isla en el valle Avlaki a los pies de la montaña. 



Iglesia de la Presentación de la Virgen María




vista desde uno de los miradores de Nikiá



 ...llanura de Lakki, los volcanes y la montaña Profeta Elías al fondo visto desde Nikiá


Desde el pueblo de Nikiá hay un camino por el que se puede bajar por la montaña hasta el volcán, también se puede llegar por carretera desde un cruce mucho antes de llegar al pueblo.


hay otras 19 bocas volcánicas alrededor del volcán principal


La visita al volcán en un día despejado y sin viento cuando no había absolutamente nadie (solo las cabras y nosotros) en absoluto silencio, resultó como mínimo emocionante. Estás en medio de un valle inmenso, rodeado de infinidad de colores, emanaciones de vapores con olor a azufre y se escucha a través de los agujeros que hay en el centro de la caldera, el ronquido continuo del volcán que duerme en las profundidades. 


... agujeros del suelo de la caldera por donde emanan vapores
 y se escucha el ronquido de Stéfanos


Al bajar a la caldera en medio del silencio roto solo por el ronquido de Stéfanos, si se pisa con firmeza se produce un sonido hueco que da la impresión que estés caminando sobre un falso suelo. 




...saludos desde la caldera.


Las paredes y el suelo aumentan ligeramente de temperatura a medida que se baja y en los sitios por donde escapan los vapores provenientes del volcán la temperatura es mucho más elevada.
Todas las sensaciones unidas al cartel que avisa que el descenso al volcán es “bajo propia responsabilidad" dan un toque de emoción que seguramente se pierde en temporada alta cuando hay gente y ruidos por todas partes. 
Fuimos afortunados de disfrutar en solitario del magnífico espectáculo natural que la luz del atardecer dio el toque mágico final…





Antes de entrar en el pueblo de Nikiá hay un discreto desvío que lleva montaña abajo por una estrecha carretera en dirección Sur hasta un pequeño puerto de aspecto abandonado.



puerto de Avlaki




restos de lava de antiguas erupciones 



 Pasear por las montañas de Nísiros se convirtió en una de nuestras aficiones preferidas durante la estancia. Hay algunos recorridos marcados realmente espectaculares… aunque generalmente improvisábamos sobre la marcha.


Inicio del camino más largo y dificil de Nísiros que atraviesa montañas, 
algunas curiosas construcciones y antiguos caminos 
 hasta llegar a la zona de volcanes...
 Tiempo estimado del trayecto 4 horas (lo supimos después)  :-)   



vistas durante el ascenso...


después de dos horas de camino decidimos regresar 
pues no íbamos a tener luz suficiente para todo el recorrido de ida y vuelta. 



Otra caminata interesante fue el ascenso desde la playa al monasterio Panagías Kirá. Un recorrido de hora y media aproximadamente


los animales de granja se crían sueltos, hay sobre todo cabras por todas partes 


las muestras volcánicas son abundantes por toda la isla



Jeje, el camino más corto no siempre es el mejor... al fondo la playa, punto de inicio del trayecto...

Monasterio Panagías Kirá


Panagías Kirá (pronunciación panayías kirá)






...Y sin darnos cuenta pasó un mes y medio y nos preguntamos: qué hacemos? pasamos aquí el invierno? o continuamos haciendo ruta?. Teniamos el corazón dividido... o quedarnos en un puerto seguro y económico donde estabamos a gusto o soltar amarras y descubrir más puertos haciendo ruta hacia Barcelona.
Nos pudo la curiosidad y las ganas de conocer y decidimos seguir. Habíamos pasado la Navidad en Nisyros, empezar el año nuevo en un  puerto distinto parecía buena idea.
Una vez decididos, empezamos a despedirnos de toda esa gente que sin darse cuenta nos hicieron la estancia tan agradable: Stavros y Niki de Rent a Car Petastra, siempre dispuestos a ayudar; el pescador que no hablaba inglés y que  nos enseñaba siempre alguna palabra en griego cuando lo íbamos a ver; el carpintero, callado y observador; la amable familia del mini supermercado; el frutero con ganas de hablar y compartir una copa de Ouzo con nosotros y Viky y Anthoni en su taberna Salonikis donde pasamos ratos agradables y comimos la mejor Mousaka de Grecia y la más gustosa pata de cerdo al horno!!! 



Gracias Nisyros!!!



Next Port Symi...