Translate

dilluns, 31 d’agost de 2015

DE PREVEZA A PARGA

Con la primera brisa de la mañana que volvía a soplar a favor pusimos rumbo a Preveza deshaciendo lo andado hasta ir a parar al canal marcado que nos llevaría seguros hasta mar abierto para entonces poder girar al N siguiendo la costa W de Grecia en su lado continente.
El viento sopló justo hasta media milla antes de pasar Preveza y entrar de lleno en el canal balizado. Al pasar la primera baliza de salida descubrimos que había una corriente, por suerte a favor, de unos dos nudos de velocidad. Esta nos acompañó hasta prácticamente la última baliza. 


detalle de la corriente a la izquierda de la baliza










Hay que estar atentos pues en algunos rumbos con respecto a dicha corriente el barco prácticamente va derrapando y un descuido puede llevarte fuera del recorrido correcto o contra alguna baliza. A medida que nos fuimos alejando del embudo de la salida el efecto fue disminuyendo, dejando paso a un mar de fondo cada vez más incómodo venido del SW resultado de la tormenta que escuchamos a lo lejos la noche anterior. 





El primer tercio del recorrido fue con mar de fondo llegando por la aleta de babor y golpes de brisa de direcciones diversas, así que motor y paciencia. Más tarde llegó por fin el viento mejorando nuestra velocidad y comodidad; pero el mar de fondo al parecer venido de lejos insistía y entraba prácticamente a todos los rincones de la costa E. Había que escoger el sitio mejor protegido del mar venido del W para pasar la noche lo más confortable posible.
La primera intención era parar en Bahía Fanari, pero cuando la tuvimos a las vista esta resultó bastante más abierta de lo que parecía sobre papel. Había un velero dentro que se movía con cierta alegría. 




Los pocos barcos que vimos, navegaban rumbo S de cala en cala o rumbo W para buscar refugio en la costa E de Paxos y Antipaxos que están a unas 10 millas. Tampoco era tanto mar, así que algo encontraríamos!



La siguiente bahía era Ioannou. Esta queríamos verla pues tiene una particularidad interesante, un manantial de agua dulce dentro del mar. Casi la pasamos de largo porque parecía también muy abierta al S y ligeramente al W. Es una bahía bastante amplia. Volvimos sobre el papel y el plotter y descubrimos que había un rincón que podía servir. Media vuelta, entramos en la bahía y esto fue lo que encontramos…




Una cala que al principio parecía pequeña, una vez acomodados pudimos ver que había sitio para varios barcos si todos echaban el ancla y se ataban a tierra. Es increíble como varían las medidas según la perspectiva. Tampoco parece la misma distancia a medio día que al atardecer o al anochecer. Nunca dejamos de sorprendernos.

También comprobamos que la posición GPS estaba desplazada unos 50 o 60 m, pues según se veía en el plotter el barco nos había quedado muy bien aparcado entre los matojos que teníamos detrás . En lo siguiente habrá que dejar resguardo en las aproximaciones que necesiten el uso del GPS. Hasta ahora había sido bastante fiel a la realidad.


Cala Skouliki, protegida prácticamente de todos los vientos en la Bahía de Ioannou

Con tal lujo no pudimos hacer menos que una escala de dos días. Al día siguiente ya no estábamos solos, pero continuaba siendo un sitio de postal. La bahía acaba en una pequeña playa de arena y canto rodado en la siguiente cala, con un bar a la sombra de unos olivos posiblemente centenarios que al menos visitamos una vez.




Tambien visitamos la atracción estrella, un chorro de agua dulce que llega a la superficie venido desde unos 30 metros de profundidad. Cuenta la leyenda popular que en la antigüedad los barcos venían aquí a abastecerse de agua dulce. No hay pruebas, pero viendo la cantidad de agua que llega arriba, tal vez por medio de algún artilugio fuera posible.


“Manantial de agua dulce”


Next Port Parga…

Continuamos en dirección N y nos marcamos como siguiente parada Parga. Una vez llegados delante del pueblo a pesar de que el entorno era bastante atractivo no había suficiente   espacio para echar ancla y dejar paso a Ferris, Taxis y otras embarcaciones que entran y salen del pequeño puerto. Además el agua no estaba muy limpia. La mejor opción es  fondear al otro lado del castillo, en el lado N. 





El fondeo de Parga en la bahía de Valtou, está delante de una gran playa con todo tipo de detalles para el turismo de verano. Sombrillas, tumbonas, bares, restaurantes, villas y una gran variedad de atracciones acuáticas…


bahía de Valtou vista desde el Este



detalle: al fondo puerto público prácticamente vacío.



La gran playa acaba en su lado W en un pequeño puerto público, que si se utiliza también por el lado que da a la arena caben muchos barcos. Todos echando ancla y pasando cabos a tierra.





El entorno y el pueblo de Parga a lo lejos compensaba un poco el constante paso de lanchas en el fondeo. Hay una gran piedra con los restos de un castillo arriba que separan la playa y la zona de fondeo del pueblo. Unas lanchas que hacen de taxi salen desde la playa y van hasta el paseo del pueblo por 2€ por persona. Hay una barca que se dedica casi exclusivamente a dar viajes llevando gente de los barcos del puerto y los fondeados al pueblo y viceversa, también por 2€ por viaje. Nosotros bajamos hasta el rincón NE de la playa donde dejamos nuestra barca auxiliar y atravesamos por dentro del pueblo, así lo pudimos ver también desde arriba y de paso nos ahorramos 8€ para helados... La verdad es que a los barqueros no les faltaba trabajo.




Medio día, comienza la hora punta...

... de vuelta a Parga a descansar... a la noche todo vuelve a empezar. 



subida hacia el pueblo... hora de la visita las 12 de la mañana como es habitual !!!
vista de Parga desde el castillo  


detalle de la Iglesia de isla Panayía frente a Parga





Next Port....de vuelta a Tricase...

dissabte, 22 d’agost de 2015

GOLFO AMVRAKIA.PREVEZA Y VÓNITSA

Llegar al Golfo de Amvrakia es nuestro límite hacia el sur por ahora, pues tenemos que volver a Tricase, Italia para visitar al Dr Pirelli, nuestro dentista de confianza por estos lares. Esperamos concluir el tratamiento.

Nos pusimos en marcha a primera hora de la mañana cuando el sol comenzaba a calentar pues el parte daba viento a favor desde las primeras horas. Inicialmente salimos a motor, luego pudimos combinar vela y motor hasta la mitad del recorrido, cuando ya pasado el medio día pudimos izar el Gennaker apagar el motor y dejarnos llevar por una agradable y constante brisa que nos llevó hasta la entrada del canal balizado que conduce a Preveza el primer pueblo que encuentras al entrar en el Golfo. 




Paso del canal entre boyas rumbo Preveza


Al llegar fuimos directamente al muelle público que hay en el paseo marítimo. Echamos ancla por proa, marcha atrás y cabos a tierra por popa que amistosamente nos ayudaron a hacer firmes. Nos ofrecieron servicio de combustible a 1,20€ el litro de Gasoil. Como era un poco tarde quedó contratado para el día siguiente a las nueve de la mañana. Allí estuvo sin falta a la hora acordada.




La noche en este sitio es un poco bulliciosa hasta bastante entrada la madrugada pues hay muchos restaurantes y algún bar musical junto al paseo. Igualmente pudimos dormir bastante bien
 Nosotros por casualidad nos pusimos delante del banco y un par de edificios más donde quedaba el ruido de la actividad nocturna un poco alejado.







Como información general a navegantes observamos que en el muelle público a pesar de estar aparentemente en un sitio protegido a las inclemencias del tiempo, eso solo ocurre para los vientos entre el III y I cuadrante. Está totalmente abierto al S y una buena parte al E. El fondo es de arena y fango a una profundidad entre 5 y 6 metros. Para estancias largas o para mayor tranquilidad, son más seguras cualquiera de las dos marinas cercanas. 
Hablando con un asiduo navegante de la zona confirmamos la teoría. Con vientos algo fuertes del II cuadrante, entra en el puerto una ola corta y constante que acaba creando el caos entre las embarcaciones que allí se encuentren. Hay que decir que aunque no son los vientos más frecuentes en la época estival, hay que estar atento a las tormentas de verano. Sobre todo en las tardes de agosto. En caso de no querer entrar en puerto hay un fondeo un poco más al norte al otro lado de la Marina de Preveza.

Muelle público visto desde el Este


El Golfo de Amvrakia y sus poblaciones, encierran una larga historia de batallas y conquistas a lo largo de los siglos pasados. Así que no resulta difícil encontrar una muralla o un castillo o ambas cosas al recorrer la zona. Además en muchos casos se puede apreciar las diferentes etapas de construcción o las  nuevas remodelaciones hechas por los nuevos conquistadores. Es una pena que la mayoría de estructuras están un poco dañadas, víctimas del paso del tiempo o por expolio de las piedras para otras construcciones. Igualmente, con lo que queda en pie los amantes de la ingeniería de guerra de otros siglos podemos llegar a imaginar como era la vida en estos sitios.
Es increible el esfuerzo físico, mental y económico invertido por la humanidad a través de los siglos para defenderse o matar al prójimo… y aún continuamos en ello. Sería mucho más sencillo y económico vivir en armonía. 





Next Port Vónitsa…

Navegamos desde Preveza internandonos en el golfo, aún vigilantes de continuar un trozo de canal balizado con un ojo en la profundidad, otro en las picifactorías dispersas por los alrededores y otros dos en el paisaje y los diferentes cambios de rumbo necesarios. Suerte que llevamos cuatro ojos!
Salimos a media mañana después de hacer acopio de víveres para unos días y nada más comenzar el recorrido empezó a soplar una brisa a favor que nos permitió abrir el yankee (vela de proa) y deslizarnos suavemente por las aguas tranquilas que junto al entorno daba la sensación de que navegáramos por un lago. El viento continuó aumentando hasta los doce o quince nudos, dejándonos navegar a unos alegres 6 nudos de velocidad. El lago había cambiado de aspecto.
Navegar aquí dentro te absorbe, ves tierra cerca; pero también a lo lejos y por el medio alguna isla o un recodo. Una mezcla entre un lago y un gran mar interior. A simple vista tiene poco de Golfo.




Nuestro destino fue detrás de una pequeña isla unida a tierra firme por un estrecho puente formando algo parecido a una península y detrás una ensenada perfecta para fondear. Todo esto justo a tocar la población de Vonitsa, en el lado E del pueblo. 



Vista desde el W  de Vonitsa y fondeo detrás de la Isla Kouvitza


isla Kouvitsa vista desde el E




Bajando a tierra con la barca auxiliar y después de andar un poco a lo largo de un par de playas, estás en Vonitsa. Un pueblo con dedicación turística; pero que aún conserva su encanto natural y buenas muestras del paso de la historia por estas tierras. Tiene un grandioso castillo de la época veneciana, restos de murallas, varias iglesias y casas muy antiguas que constituyen verdaderas reliquias. Hay un bosque de eucaliptos digno de visitar pasado el pueblo y el puerto público. 
El puerto público parece bien protegido del mar para los que amarren dentro. También se puede amarrar por fuera en el rompeolas del lado W. Se debe entrar por este lado al puerto. No hay agua ni electricidad y se puede contratar servicio de combustible llamando a un número que se anuncia al efecto por los alrededores.


Muelle público al final del pueblo, lado W

El paseo intentaremos resumirlo en fotos.


Vista desde el fondeo de  Vonitsa y su castillo

Paseo marítimo








habitantes del castillo...









En Preveza nos habían dicho que hay una zona más al interior donde se pueden ver delfines. A nosotros el día que llegamos al atardecer mientras estábamos en popa tomando el fresco de la tarde, nos visitó una tortuga que por la inspiración que hizo y el tamaño de su cabeza debía ser bastante grande. Se sumergió y ya no la volvimos a ver. 
Mientras tanto se estaba organizando una tormenta venida de las montañas del NE. Los truenos como fanfarrias prometían la llegada del chubasco de verano de un momento a otro. 
Desde que comenzó agosto, el final de la tarde es adornado con alguna tormenta casi cada día. Unas veces más lejos y otras demasiado cerca. Aunque parece algo típico de esta zona. 
Esta vez nos volvió a sacudir una tormenta con descargas eléctricas, lluvia y vientos cambiantes sobre todo de dirección, que nos hizo girar alrededor del ancla unas tres veces. Quedamos bien convencidos de que el fondo era un buen tenedero para anclar. 


justo después de la tormenta

Pasamos dos días en el fondeo. El agua en todo el golfo es poco transparente. Al ser muy cerrado no hay suficiente recirculación del agua y hay mucha partícula en suspensión. Te puedes bañar pero después de ver aguas muy transparentes este no resulta el sitio más apropiado para largos baños.
La zona bien merece una estancia más larga para visitar relajadamente y conocer los pueblos de las otras orillas del Golfo; pero nuestro regreso hacia el N tenía que comenzar para llegar a Tricase, Italia, en la fecha marcada sin que se convirtiera en una carrera contra reloj y poder ver otros sitios en la subida…

Next Port Bahía de Ioannou…

dijous, 20 d’agost de 2015

PAXOS Y ANTIPAXOS

Ante todo decir que llevamos un gran lío con los nombres. En unas guías escriben por ejemplo Paxos y Antipaxos, mientras en otras encuentras Paxoi y Andipaxoi. Así que en los nombres puede que encontréis más de uno cuando hablemos de un mismo sitio. “Sinomi” (disculpas o lo siento en griego)

Salimos del Puerto de Mourtos rodeando las islas de Nikolaos y Sivota para seguidamente buscar rumbo directo a la Bahía de Lakka en Paxos, un puerto natural con fondo de arena, bien protegido de casi todos los vientos. Solo abierto al NE. 


fondeo visto desde el Norte


vista  de la entrada del fondeo de Lakka

El parte anunciaba tormentas venidas del SE durante el final de la mañana así que los buenos fondeos estarían muy solicitados. 
La tormenta llegó mientras cruzábamos el canal entre el continente y las islas con un poco de viento variable y racheado, algunas descargas eléctricas y un poco de lluvia. 
Llegamos al fondeo con un poco de nubes y viento de direcciones variadas. Como era de esperar aquello ya estaba bastante lleno, pero justo quedó un espacio libre cerca de la entrada mientras llegábamos. En esta zona de la entrada se echa el ancla y se pasan cabos a tierra para no bornear (girar alrededor del ancla), así se aprovecha más el espacio.





Nosotros teníamos un espacio detrás tipo miniplaya y en lugar de atarnos a tierra echamos un ancla también por popa utilizando la barca auxiliar. Nos quedó un tenderete firme y fácil de deshacer. 





Aquella tarde vimos lo elástico que puede ser un fondeo. Entró posiblemente más del doble de la cantidad de barcos que habían al medio día cuando ya parecía lleno.




El tiempo continuaba inestable y este resultaba un sitio bastante confortable para anclar y bajar a tierra. Hay todos los servicios necesarios para repostar víveres o simplemente bajar a comer o tomar alguna bebida refrescante.







Taxi boat



Tambien hay un pequeño muelle donde se puede conectar electricidad o repostar agua. Una de las opciones es contactando con un hotel que se anuncia en el paseo y que está a pocos metros del muelle. 






La estancia aquí se hizo muy agradable. Agua limpia, fondo de arena, paseo por el pueblo y compra de víveres en el super (verduras y hortalizas muy buenas), paseo por la montaña detrás del fondeo y visita a la playa del otro lado del fondeo. En fin, fuera de temporada debe ser un sitio casi perfecto…



...Al otro lado del fondeo

Next Port Cala Mongonisi…

A cala Mongonisi fuimos por la ruta menos habitual, pasando por el W y esto fue parte de lo que vimos…







La intención era además de ver todo este paraje, saltar un trozo que imaginábamos estaría bastante colapsado pues estamos en medio de la temporada y los sitios más populares concentran todo tipo de embarcaciones y modalidades de turismo náutico, así que nos fuimos por la ruta del W menos transitada pues suele estar más afectada por los vientos del NW y hay menos sitios con posibilidad de echar el ancla.




“Una estrecha franja de arena y piedra para el ancla”.

El sitio es casi impactante. Agua cristalina e infinidad de tonos azules. Hay poco sitio para anclar y la profundidad a poca distancia de la pared se va a los cuarenta o cincuenta metros y sigue aumentando, significa que estás en mar abierto. Sin protección a los vientos de los cuadrantes III y IV. De aquellos sitios que para pasar la noche, lo mejor es tener una buena información meteorológica. 

El paso por el W está bastante despejado de embarcaciones de crucero; pero de lanchas pequeñas de alquiler es como una autopista. Prácticamente todas iban a gran velocidad dejando atrás la posibilidad de entrar en rincones increíbles. Creemos que pocos vieron el paisaje.






Un catamarán sirvió sin querer de modelo para reflejar la majestuosidad de las paredes. Faltó un poco de brisa que se llevará bruma de la mañana.





Después de ver todo el lado W de Paxos, fuimos directamente Mongonisi un puerto natural en el lado SE que por la información escrita que teníamos había que dedicarle una visita.



Cala Mongonisi


Pasamos allí dos días! Parecía un sitio protegido de casi todo y cuando llegamos hasta pudimos escoger donde poner el ancla. Decidimos al centro y en el lado opuesto al embarcadero. Ancla y cabos a tierra.





El segundo día comprobada la consistencia del fondeo, bajamos las bicis a tierra y nos fuimos a Gaios. 





El camino fue bastante fácil e incluso pareció corto. Una carretera siempre cerca del mar y con olivos por todas partes. Es increíble la cantidad de olivos que hay en estas islas. Verdaderos bosques centenarios.






Gaios, un puerto natural que sobre el papel nos hacía mucha ilusión visitar, resultó ser una verdadera jungla de “TripBoats” barcos de paseos, Ferris, lanchas de alquiler, cruceristas y gente, mucha gente. Llegamos sobre las tres de la tarde y el movimiento que había de gente por todas partes nos desconcertó. Los bares y restaurantes todos a pleno rendimiento. Dimos un paseo para visitar el puerto de punta a punta y cuando volvíamos ya todo estaba más despejado. Comenzaron a marchar los Ferris y demás y todo comenzó a parecer normal. Entonces se movieron motoras y veleros para ocupar los sitios que habían quedado libre. Comenzaba el turno de la noche.



Bocana Sur del puerto de  Gaios

bocana Norte puerto Gaios




Volvimos al Yin Yang con idea de descansar un poco y prepararnos para volver a bajar a tierra por la noche. Miramos el parte meteorológico para adelantar acontecimientos futuros y vimos que estaba viniendo una tormenta desde el sur con vientos de unos 15 nudos. Pocos minutos más tarde se veían nubes y algunos reflejos de relámpagos. 
Nos quedamos a bordo y ya entrada la noche llegó un chubasco del Sur de aquellos que llegan con una brisa suave y minutos después soplaban rachas de hasta 24 nudos, así que comenzó el baile de anclas. 
Pusimos el motor en marcha, pues nos entraba el viento de través y nuestra proa tiraba cada vez con más fuerza, hasta que “clin” el barco hizo un movimiento brusco y la popa se acercó peligrosamente a las piedras. Casi sin darnos cuenta soltamos amarras, levamos ancla y salimos a oscuras de aquél baile de barcos. Nos fuimos a pasar la noche a la entrada de la bahía, con mucho espacio para bornear y protegidos del viento que aún iba soplando a ratos. Las cabras y sus campanas nos acompañaron desde la orilla del bosque que teníamos delante.
Al amanecer aún quedaba alguna huella de la tormenta en el cielo y de falta de sueño en nuestras caras.



Amanecer después de la tormenta

Fuimos a recoger nuestras amarras con la barca auxiliar, desayunamos y pusimos rumbo a Andipaxoi por su lado W a ver que sorpresa nos desvelaba.

Next Port Oeste de Andipaxoi…

Siguiendo el impulso de buscar sitios un poco tranquilos y un recorrido diferente a la línea general decidimos que Andipaxoi (Antipaxos) lo pasaríamos también por el W.
Buscamos en la carta un sitio apropiado donde pasar la noche y cala Vodina, una ensenada relativamente grande al SW de la isla fue la elegida. Es abierta al W y SW pero el tiempo era bastante estable tanto a simple vista como a la opinión de San Grib, nuestro meteorólogo de cabecera. 
La costa W de Andipaxoi es otro espectáculo pétreo digno de ver…





Al aproximarnos al destino marcado comenzamos a girar poco a poco a estribor mientras aparecía de detrás de la montaña la deseada cala. Casi solitaria, dos veleros aparecieron anclados por nuestro babor junto a unas cuevas y un fondo de arena y rocas en el que parecía el lado más bello de todo el entorno. 





Continuamos entrando en busca de un poco de protección a los posibles vientos y menos profundidad para echar el ancla; pero variaba tanto la profundidad y se veían tantas piedras que decidimos no alargar demasiado la aventura. Además daba la sensación de que se hacía cada vez más estrecha. Al fondo se veía una pequeña playa de arena con un barco de pesca en la orilla que resultaba tentador llegar hasta allí. Más tarde comprobamos que era posible llagar pero ya estábamos acomodados y preferimos no movernos.





El verdadero espectáculo comenzó pocas horas más tarde cuando empezaron a aparecer barcos a motor que competían entre ellos por el espacio y sobre todo era importante hacerse notar. Fin de la tranquilidad. 





Los veleros de la entrada terminaron rodeados a tal punto que decidieron marchar. Incluso un megayate hizo maniobras entre ellos y otro yate intentando hacerse un espacio que no había. Era todo un poco surrealista. 
Aquel rincón idílico comenzaba a parecerse mucho a una gran ciudad donde la gente lucha por aparcar. En nuestro lado perduró la tranquilidad.
Al caer la tarde las motoras como de costumbre abandonaron el sitio y se volvieron a puerto, fue entonces cuando el entorno recuperó su aparente aspecto virgen.







Lo más triste lo vivimos cuando nos pusimos las gafas de buceo y miramos hacia el fondo. Descubrimos un verdadero vertedero de plásticos. No podíamos creer lo que veíamos. Limpiar aquello necesita de una brigada de buzos trabajando durante varias semanas.


Vista al amanecer desde la superficie
Navegando hemos encontrado también mucho plástico flotando. Desgraciadamente no podemos recogerlo todo. 








Next Port Préveza...