Translate

dijous, 6 d’agost de 2015

ISLA CORFU


Salimos de Erikousa rumbo a Bahía Kalami, isla Corfú, sobre las once de la mañana. A esa hora según la previsión debía estar soplando ya algo de viento a favor. En realidad soplaba una brisa de dos a tres nudos del norte. Teníamos por delante unas 16 millas, así que comenzamos a motor a poca velocidad. Pusimos la caña a trabajar pero esta vez no funcionó. A cambio vimos saltar a nuestra proa un precioso pez espada.
Mientras nos alejamos de Erikousa y nos acercamos al canal entre Corfu y Albania el viento fue aumentando mientras ambas costas se redibujaban para dejarnos ver nuevos detalles. 


Faro Peristeres. En 1828 funcionaba con aceite de oliva.


Ya prácticamente entrados en el canal, el viento quedó entre la aleta de babor y nuestra popa dejándonos navegar así hasta el final a una velocidad entre 5 y 6,5 nudos, y a pesar de que nuestro rumbo iba variando hacia estribor, Eolo se mantuvo constante debido al efecto túnel de ambas costas. Llegamos a buen ritmo hasta prácticamente media milla del destino donde el viento comenzó a bajar hasta desaparecer casi completamente. Perfecto! A la vista Kalami. 
Bahía Kalami está protegida de casi todos los vientos, excepto de los del ESE. Resulta un sitio agradable con una zona de fondeo entre 3 y 12metros de profundidad.


Kalami


Sorpresa!, volvemos a coincidir con Giovanni


En tierra se encuentran prácticamente todos los servicios: supermercados, alquiler de vehículos, tiendas, bares, tabernas, restaurantes, B&B, etc.
En el agua, que ya no es tan limpia como en las islas anteriores hay una pequeña incomodidad durante el día. Hay un ir y venir constante de las lanchas de alquiler que salen de la playa, lanchas taxi que también van y vienen casi constantemente y una pequeña base de esquí acuático muy productiva que tienen el cuidado de mantener a sus esquiadores a distancia del fondeo.  A pesar de todo nos alegramos de que haya tanta actividad; es bueno para la zona que no pasa por sus mejores momentos.




Lanchas de alquiler



Base de esquí acuático




Next Port Corfu Ciudad…


Temprano en la mañana el rumbo ya apuntaba directo a Corfu. Expectantes de ver la ciudad y la incertidumbre de no saber con certeza donde sería el mejor sitio para dejar el barco hizo que Kalami se convirtiera en una corta pausa en el camino de solo una tarde y una noche. 
Llegamos a la Ciudad de Corfu, por el extremo Oeste de la Isla de Vidho que está prácticamente delante del puerto viejo, que ahora ya no es tan viejo…



nuevo rompeolas del puerto viejo 


La isla tiene un amplio fondeo en su lado NW, que aunque está muy abierto a los vientos de este cuadrante que son los más frecuentes en verano, resulta un sitio tentador para echar el ancla. En realidad, en los días que estuvimos por la zona no sopló ningún viento realmente fuerte. Excepto algún viento térmico que duró algunos minutos. 



fondeo en isla de Vidho



Ciudad de Corfu vista desde el Norte, está limitada en sus extremos por las dos fortalezas. A la izquierda Fortaleza Vieja y a la derecha Fortaleza Nueva.




vista de la ciudad pasada la isla Vidho.



frente Norte del litoral


detalle de las casas del litoral, aún se aprecian restos de muralla que unían  las dos fortalezas dejando la ciudad en medio 

Pasada la isla por su lado W giramos a babor en dirección SE para ir a la Marina Mandraki, un pequeño puerto a los pies de la Fortaleza Vieja, todo un icono de la ciudad. El sitio es rústico, auténtico. Posiblemente no sea el sitio más indicado para aquellos que buscan la perfección y la modernidad.



Marina Mandraki visto desde el Norte

Entramos en puerto sin llamar pues ya estamos acostumbrados a que nadie conteste en casi ningún sitio, aunque en la bocana hay un cartel que anuncia “Canal de Contacto el 68”. Si hay alguien ya nos verá… pensamos. Pasamos la bocana a muy poca velocidad pues las profundidades en el interior son varias según la fuente de la que te informes. Habían algunos barcos grandes así que tal vez nosotros también podíamos pasar… continuamos adelante y justo a mitad de puerto cuando la profundidad ya era preocupante encontramos tres sitios libres. Escogimos uno del lado mar que parecía más fresco. Hicimos toda la maniobra de amarre, esperamos un rato y como no aparecía nadie pusimos agua en los depósitos por si no podíamos quedarnos ya teníamos algo adelantado durante la espera. 


poniendo agua espero...



















Como nadie apareció y el canal 68 seguía mudo nos duchamos un poco y nos fuimos a dar una vuelta por la fortaleza, única salida posible a la ciudad  desde el puerto.







detalle del "rompeolas de protección"




 Antigua Fortaleza vista desde el Sur.






Contrafosa realizada durante el periodo de dominio Veneciano

Acceso a la fortaleza por el puente encima del contrafoso


A la vuelta ya entrado el mediodía nos sentamos en el bar que está delante de los barcos a ver si pasaba alguien con pintas de Mooring Man para formalizar nuestra entrada, pues no había nadie por allí con pinta de marinero del puerto. Tampoco encontramos ninguna oficina.

Finalmente pasó Andréa con uniforme blanco y azúl y una radio a la cintura, ayudando a cargar unos bidones de gasoil. Indudablemente tenía que ser la pieza que buscábamos… nos pidió que esperáramos media hora más pues estaba realmente muy ocupado.
Nota: En Marina Mandraki no hay estación de combustibles. Se puede reponer agua en los depósitos pagando 5€ al marinero de turno. Precio de estancia por una noche para 12 metros de eslora: 40 €. Agua, electricidad y uso de duchas incluido. 
 En fin, que cuando finalmente pudimos hablar con el marinero, el sitio estaba reservado y no estaría disponible hasta pasada las nueve de la noche si fallaba la reserva; así que salimos por donde mismo entramos (textualmente) y nos fuimos a fondear delante de la bocana y bajo la muralla. Un sitio para dejar correr la imaginación pensando en épocas pasadas. Por cierto, con fondo de arena y fango y unos tres metros de profundidad. Agarre perfecto para el ancla.




rodeados de historia...



Detalles de la muralla que te transportan a otra época


Como el sitio donde echamos el ancla frente a la entrada del puerto parecía tranquilo, protegido de los posibles vientos prevalentes y el ancla estaba bien agarrada, era el momento de bajar a tierra y andar un poco la ciudad. El chinchorro (barca auxiliar, gomonne, dinghi, etc) lo dejamos en un rinconcito al efecto dentro de la marina delante del Bar-Restaurant. Por cierto al lado hay una pequeña playa de canto rodado con sombra y ducha que también aprovechamos. 


playita al lado del puerto, debajo de las murallas



Casco Antiguo Corfú























...empezar la casa por el tejado....




poco entendimiento entre vecinos???







Hay que decir que todo no lo vimos el primer día. Tenemos por costumbre que si un sitio tiene mar, siempre acabamos yendo a ver que hay cerca de el, así que después de algunas vueltas fuimos a parar al Puerto Viejo que está siendo remodelado. Allí descubrimos que se podía amarrar libremente dejando sitio para los barcos de paseos  utilizando nuestra ancla y cadena como muerto. Sin agua ni electricidad y con un poco de mal olor como resultado de la constucción del rompeolas. Cuando el fondo se remueve huele todo a podrido. Al caer la noche la peste se calmaba bastante. No era perfecto, pero anclar allí nos permitía estar más días en la ciudad y de paso poner algunas cosas a punto. Hacer compras necesarias y algo de turismo. 
Como información sobre profundidades utilizamos la norma adquirida que hasta ahora ha funcionado: si hay veleros más grandes que el nuestro nosotros entramos… hasta que haya uno con orza o quilla plegable y entonces nos vamos a reír. La norma dice más de uno y de diseño diferente.

Puerto Viejo de Corfu, profundidad entre cuatro y cinco metros. Fondo de arena y mucho fango. Buen agarre. Entran olas cuando pasan grandes barcos y yates a gran velocidad por el canal entre Corfu y la Isla.


puerto viejo


...a dos pasos del centro

talleres y tiendas de accesorios náuticos en el paseo al lado del puerto

Durante la estancia en la ciudad volvimos a coincidir con la embarcación Lohanii que volvían de su recorrido por Croacia y Montenegro. Fue una alegría volver a verles. 




Otro puerto( Naok Yacht Club ) con una gran zona de fondeo se extienden al Sur de la Fortaleza Vieja, al otro lado del casco antiguo.




Next Port Petriti, isla Corfu...


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada