Translate

dissabte, 22 d’agost de 2015

GOLFO AMVRAKIA.PREVEZA Y VÓNITSA

Llegar al Golfo de Amvrakia es nuestro límite hacia el sur por ahora, pues tenemos que volver a Tricase, Italia para visitar al Dr Pirelli, nuestro dentista de confianza por estos lares. Esperamos concluir el tratamiento.

Nos pusimos en marcha a primera hora de la mañana cuando el sol comenzaba a calentar pues el parte daba viento a favor desde las primeras horas. Inicialmente salimos a motor, luego pudimos combinar vela y motor hasta la mitad del recorrido, cuando ya pasado el medio día pudimos izar el Gennaker apagar el motor y dejarnos llevar por una agradable y constante brisa que nos llevó hasta la entrada del canal balizado que conduce a Preveza el primer pueblo que encuentras al entrar en el Golfo. 




Paso del canal entre boyas rumbo Preveza


Al llegar fuimos directamente al muelle público que hay en el paseo marítimo. Echamos ancla por proa, marcha atrás y cabos a tierra por popa que amistosamente nos ayudaron a hacer firmes. Nos ofrecieron servicio de combustible a 1,20€ el litro de Gasoil. Como era un poco tarde quedó contratado para el día siguiente a las nueve de la mañana. Allí estuvo sin falta a la hora acordada.




La noche en este sitio es un poco bulliciosa hasta bastante entrada la madrugada pues hay muchos restaurantes y algún bar musical junto al paseo. Igualmente pudimos dormir bastante bien
 Nosotros por casualidad nos pusimos delante del banco y un par de edificios más donde quedaba el ruido de la actividad nocturna un poco alejado.







Como información general a navegantes observamos que en el muelle público a pesar de estar aparentemente en un sitio protegido a las inclemencias del tiempo, eso solo ocurre para los vientos entre el III y I cuadrante. Está totalmente abierto al S y una buena parte al E. El fondo es de arena y fango a una profundidad entre 5 y 6 metros. Para estancias largas o para mayor tranquilidad, son más seguras cualquiera de las dos marinas cercanas. 
Hablando con un asiduo navegante de la zona confirmamos la teoría. Con vientos algo fuertes del II cuadrante, entra en el puerto una ola corta y constante que acaba creando el caos entre las embarcaciones que allí se encuentren. Hay que decir que aunque no son los vientos más frecuentes en la época estival, hay que estar atento a las tormentas de verano. Sobre todo en las tardes de agosto. En caso de no querer entrar en puerto hay un fondeo un poco más al norte al otro lado de la Marina de Preveza.

Muelle público visto desde el Este


El Golfo de Amvrakia y sus poblaciones, encierran una larga historia de batallas y conquistas a lo largo de los siglos pasados. Así que no resulta difícil encontrar una muralla o un castillo o ambas cosas al recorrer la zona. Además en muchos casos se puede apreciar las diferentes etapas de construcción o las  nuevas remodelaciones hechas por los nuevos conquistadores. Es una pena que la mayoría de estructuras están un poco dañadas, víctimas del paso del tiempo o por expolio de las piedras para otras construcciones. Igualmente, con lo que queda en pie los amantes de la ingeniería de guerra de otros siglos podemos llegar a imaginar como era la vida en estos sitios.
Es increible el esfuerzo físico, mental y económico invertido por la humanidad a través de los siglos para defenderse o matar al prójimo… y aún continuamos en ello. Sería mucho más sencillo y económico vivir en armonía. 





Next Port Vónitsa…

Navegamos desde Preveza internandonos en el golfo, aún vigilantes de continuar un trozo de canal balizado con un ojo en la profundidad, otro en las picifactorías dispersas por los alrededores y otros dos en el paisaje y los diferentes cambios de rumbo necesarios. Suerte que llevamos cuatro ojos!
Salimos a media mañana después de hacer acopio de víveres para unos días y nada más comenzar el recorrido empezó a soplar una brisa a favor que nos permitió abrir el yankee (vela de proa) y deslizarnos suavemente por las aguas tranquilas que junto al entorno daba la sensación de que navegáramos por un lago. El viento continuó aumentando hasta los doce o quince nudos, dejándonos navegar a unos alegres 6 nudos de velocidad. El lago había cambiado de aspecto.
Navegar aquí dentro te absorbe, ves tierra cerca; pero también a lo lejos y por el medio alguna isla o un recodo. Una mezcla entre un lago y un gran mar interior. A simple vista tiene poco de Golfo.




Nuestro destino fue detrás de una pequeña isla unida a tierra firme por un estrecho puente formando algo parecido a una península y detrás una ensenada perfecta para fondear. Todo esto justo a tocar la población de Vonitsa, en el lado E del pueblo. 



Vista desde el W  de Vonitsa y fondeo detrás de la Isla Kouvitza


isla Kouvitsa vista desde el E




Bajando a tierra con la barca auxiliar y después de andar un poco a lo largo de un par de playas, estás en Vonitsa. Un pueblo con dedicación turística; pero que aún conserva su encanto natural y buenas muestras del paso de la historia por estas tierras. Tiene un grandioso castillo de la época veneciana, restos de murallas, varias iglesias y casas muy antiguas que constituyen verdaderas reliquias. Hay un bosque de eucaliptos digno de visitar pasado el pueblo y el puerto público. 
El puerto público parece bien protegido del mar para los que amarren dentro. También se puede amarrar por fuera en el rompeolas del lado W. Se debe entrar por este lado al puerto. No hay agua ni electricidad y se puede contratar servicio de combustible llamando a un número que se anuncia al efecto por los alrededores.


Muelle público al final del pueblo, lado W

El paseo intentaremos resumirlo en fotos.


Vista desde el fondeo de  Vonitsa y su castillo

Paseo marítimo








habitantes del castillo...









En Preveza nos habían dicho que hay una zona más al interior donde se pueden ver delfines. A nosotros el día que llegamos al atardecer mientras estábamos en popa tomando el fresco de la tarde, nos visitó una tortuga que por la inspiración que hizo y el tamaño de su cabeza debía ser bastante grande. Se sumergió y ya no la volvimos a ver. 
Mientras tanto se estaba organizando una tormenta venida de las montañas del NE. Los truenos como fanfarrias prometían la llegada del chubasco de verano de un momento a otro. 
Desde que comenzó agosto, el final de la tarde es adornado con alguna tormenta casi cada día. Unas veces más lejos y otras demasiado cerca. Aunque parece algo típico de esta zona. 
Esta vez nos volvió a sacudir una tormenta con descargas eléctricas, lluvia y vientos cambiantes sobre todo de dirección, que nos hizo girar alrededor del ancla unas tres veces. Quedamos bien convencidos de que el fondo era un buen tenedero para anclar. 


justo después de la tormenta

Pasamos dos días en el fondeo. El agua en todo el golfo es poco transparente. Al ser muy cerrado no hay suficiente recirculación del agua y hay mucha partícula en suspensión. Te puedes bañar pero después de ver aguas muy transparentes este no resulta el sitio más apropiado para largos baños.
La zona bien merece una estancia más larga para visitar relajadamente y conocer los pueblos de las otras orillas del Golfo; pero nuestro regreso hacia el N tenía que comenzar para llegar a Tricase, Italia, en la fecha marcada sin que se convirtiera en una carrera contra reloj y poder ver otros sitios en la subida…

Next Port Bahía de Ioannou…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada