Translate

divendres, 6 de novembre de 2015

SKHINOUSA

La pequeña isla al Sur de Naxos, a solo 15 millas de Piso Livádhi fue nuestra siguiente parada. Empujados por una suave brisa de viento a favor fuimos a parar casi a rumbo directo hasta la entrada de la bahía de Mirsini donde se esconde el puerto del mismo nombre en la Isla Skhinousa. 





Mirsini es un pequeño puerto de pescadores con poco sitio para las embarcaciones de paso, aunque siempre bien recibidos. 
Una parte del muelle justo a la entrada está destinada para el ferry que pasa diariamente. La tranquilidad y aislamiento que parece tener el puerto se rompe momentos antes de la llegada del ferry, cuando empiezan a aparecer gente, coches y mercancías. Una vez el ferry toca muelle, casi si amarrar, todo sucede muy rápido, subir y bajar de gente, recoger y entregar bultos, cargar y descargar coches, etc...  en  cinco minutos, igual que han venido, todos se van, quedando el muelle vacío hasta el dia siguiente.



actividad frenetica los cinco minutos que el ferry está en el muelle.

En el muelle no hay conexión de agua ni electricidad. Si es necesario, se puede obtener agua preguntando por el “waterman”o alguien que tenga controlada la conexión y entonces aparece una manguera con el preciado líquido desde el sitio más insospechado. 
Hay que ser cuidadosos y tener en cuenta que en muchas islas (sobre todo las más pequeñas) el consumo de agua y la producción de desechos son un verdadero problema. Vemos con frecuencia algunos marineros de ciudad, que nada más llegar a puerto tiran la bolsa de basura en el cesto más cercano (aunque este sea muy pequeño y esté lleno) y a continuación conectan la manguera para lavar el barco en una muestra de ignorancia total sobre lo que ocurre a su alrededor… 

En el puerto hay una taberna con una terraza desde donde se puede ver el ir y venir de los pescadores o la llegada del atardecer mientras se bebe un 0uzo, la bebida nacional (Licor de Anís con Hielo). 
Los platos de la carta son buenos y los precios adecuados. Wifi y conexiones eléctricas para cargar los aparatos electrónicos “free”… Un sitio agradable.


la taberna del puerto

empieza el espectáculo...


Como en la mayoría de las islas no descuidan el turismo. Hay un camino que sale desde el puerto y llega hasta la chora, bien construido e iluminado de noche. 

Hay que decir que la chora es un tanto diferente al estilo que nos habíamos acostumbrado, aunque está en la montaña y prácticamente no se ve desde el mar; parece más bien un pueblo de montaña con sus bares, tabernas, panaderías, minimercado y sus iglesias. 







El segundo día sacamos las bicis para subir hasta la chora y visitar el otro lado de la isla. Encontramos playas y fondeos agradables, además de algunas curiosidades…


aun no sabemos que era esto, ni su utilidad...







Cruzamos hacia el lado Este hasta un pequeño pueblo que está entre poco habitado y abandonado. Allí hay restos de antiguas casas construidas literalmente con lo que tenían a mano: piedras, troncos, paja y tierra. 


la iglesia como siempre lo más cuidado




gallos y gallinas parecian los únicos habitantes del pueblo

Pasados unos días de buen tiempo, y revisada la metodecidimos continuar camino antes de que llegaran nuevamente días de inestabilidad y vientos fuertes del Norte. Objetivo, avanzar hacia el Este en busca de una bahía o un puerto bien protegido… tal vez en Isla Amorgós.


Next Port Katápola, Amorgós…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada