Translate

dijous, 24 de setembre de 2015

CANAL DE CORINTO

Dejamos Galaxidi con la sensación de haber visitado una isla. A pesar de tener un paseo marítimo muy activo y formar parte del continente, la tranquilidad de sus calles, la poca circulación de coches y el ambiente en general nos hizo sentir como en una pequeña isla.



Con la proa en busca de Corinto y una brisa siempre cambiante recorrimos la distancia prácticamente a motor hasta que entramos en la Bahía de Corinto, fue entonces cuando el viento del NE despertó llegando hasta los 15 nudos. Debía ser un viento térmico de esa zona pues los barcos que salían de la bahía al golfo quedaban totalmente sin viento como cuando pasamos nosotros.
La idea inicial era ir al puerto de Corinto, visitar la ciudad y tal vez pasar el canal tranquilamente a la mañana siguiente, pues según la guía Imray un barco puede que tenga que esperar hasta tres horas para obtener el permiso de paso. Era ya el final de la tarde y tres horas más podían significar el anochecer. Según la guía, en caso de pasar de noche el precio aumenta. 
Mientras nos acercábamos a Corinto un barco de gran tonelaje con un rumbo muy parecido al nuestro nos estaba alcanzando…“quien alcanza maniobra”… así que confiados en que se cumpliera la regla mantuvimos el rumbo.


...quien alcanza maniobra...

Entre tanto sintonizamos el canal 11 VHF con la esperanza de escuchar alguna conversación del servicio de Pilot o algún tramite de entrada, pues no teníamos del todo claro los pasos a seguir. Sabíamos que se pagaba al salir al otro lado, que es donde está la oficina de control y pagos.
Minutos después escuchamos la llamada desde el mercante que pedía pasar en una hora, así que ajustamos velas y agregamos una punta de motor para intentar dar alcance al pequeño monstruo que ya nos había pasado y empezaba a dejarnos atrás. Cuando este estaba en la bocana a espera del remolcador nosotros ya estábamos cerca, recogimos velas tan rápido como fue posible y llamamos a Isthmia Pilot para solicitar el paso. El nombre de la embarcación y nuestra posición detrás del mercante fue suficiente para obtener el OK. 



información AIS, cedida por Virna Agüero desde EEUU. Gracias ;-)

Aún tuvimos que acelerar un poco pues la maniobra de entrada ya había comenzado y no estábamos lo suficientemente cerca para pasar. Hay un semáforo con luz roja y verde que confirma si puedes pasar o no, pues hay un puente bajo que espera para cerrarse tan pronto como sea posible.




Con la vista fija en el semáforo y el motor a punto de salir por el tubo de escape, nos acercamos con rapidez y entramos finalmente en el canal. El puente comenzó a cerrarse nada más pasar el Yin Yang. Solo pasamos el mercante y nosotros, todo un lujo.



El paso por el canal puede que produzca un efecto visual curioso… a la entrada se ve con bastante claridad el otro lado al final del canal y no parece  que haya que recorrer mucha distancia. También da la sensación de que haya un poco de cuesta arriba. Luego cuando entras un poco sigues yendo cuesta arriba, pero además ya no parece que esté tan cerca el otro lado.




Cuando estás ya casi a medio camino las pendientes por popa y por proa parece que sean de bajada, como si estuvieses en la parte más alta. Tal vez sea un simple efecto visual o la confirmación de que la tierra no es plana. Más tarde mientras revisábamos las fotos nos pareció ver en algunas el efecto con bastante claridad… 


sube ................baja                  

El canal tiene unas 3,2 millas de largo, 25 metros de ancho y 6 metros de profundidad. Las paredes de roca caliza alcanzan los 79 metros en el lado más alto, pero la altura máxima permitida es 52 metros que es a la altura que pasan el puente para trenes y la carretera.







El paso está cerrado los martes de 0600-1800, por motivos de mantenimiento, para reparar algún pequeño derrumbe o dragar alguna zona. De las murallas y pequeños muros laterales solo quedan algunos tramos, el resto se ha ido perdiendo… 




Durante el recorrido por el interior del canal no se debe confiar el rumbo al piloto automático pues puede que haya un poco de corriente en contra o a favor, un poco de viento lateral que entra desde arriba y que cambia constantemente de lado. Además el paso del barco de delante va dejando pequeños remolinos que también llegan a afectar la dirección del barco. Lo mejor es estar muy atento para no acercarse a los lados donde puede variar más la profundidad.


Canal de Corinto saliendo hacia el Egeo

Antes de salir al otro lado (SE) se pasa nuevamente un puente bajo que se abre solo el tiempo necesario para dar paso al comboy. Una vez se pasa el puente aparece por el lado de estribor el muelle de Isthmia, donde hay que abarloarse con todas las defensas posibles y atarse con las mejores amarras por si pasa algún pequeño gigante, mientras se va a formalizar el paso y pagar los correspondientes honorarios. Dicen que es uno de los canales más caros por milla en el mundo. Nosotros pagamos 183,27 € por 12 metros de eslora. A cambio se ahorra tiempo y muchas millas si no estás interesado en pasar por el Peloponeso.
Pasado el canal, hay un espacio a babor algo protegido de los vientos del Norte donde se puede echar el ancla. Parece que en este lado al igual que a la entrada NW suelen soplar vientos en ocasiones bastante fuertes, generalmente del Norte. La primera noche soportamos en este fondeo rachas de hasta 30 nudos. Parecía que el Meltemi que estaba soplando en la zona de las cíclades nos saludara de lejos…


Bahía Kalamáki




Next Port Isla Aigina…


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada