Translate

dissabte, 19 de setembre de 2015

GOLFO DE PATRAS

Amanecimos con todo a nuestro alrededor envuelto en una suave bruma. Mientras desayunamos y lo dispusimos todo para levar ancla ya había despejado un poco. Eolo continuaba durmiendo.




Levamos ancla y a ritmo de motor pusimos rumbo al Este con la intención de llegar al Golfo de Patras a unas 40 millas y entrar literalmente en Mesolongion (Messalonghi) que está unas tres millas tierra adentro. Hacia allí nos empujaba la curiosidad debido a un comentario de Paco y Dori sobre la particularidad del sitio.
Pasadas las primeras 12 millas continuábamos yendo a motor y la Isla de Oxia que ya hacía unas millas que asomaba en nuestra proa nos convenció para que nos apartáramos ligeramente de nuestro rumbo.


Isla de Oxia a la proa

Llegamos a Oxia por su lado W y dejamos caer el ancla en 15 metros de aguas transparentes frente a una pequeña ensenada que según la carta era una de las menos profundas a ese lado. Sus paredes como en muchos otros sitios por los que hemos pasado emergen desde unas cuantas decenas de metros de profundidad por lo que 15 metros era todo un regalo. Mar plana y cero viento era la oportunidad perfecta para darnos un baño en sus aguas y comer relajadamente sin preocuparnos de echar demasiada cadena. 




Justo después de comer comenzó a soplar una brisa que nos puso en marcha nuevamente. Al llegar al extremo sur de la isla la superficie del mar en combinación con los diez nudos de SW que soplaban delataba el encuentro de dos corrientes en sentidos diferentes que pasamos sin mayores consecuencias. Poco después  mar y viento ya empujaban en la misma dirección. El Yin  con solo Yankee y Mesana izados nos regaló una suave navegada que duró hasta la baliza de entrada del canal de Mesolonguion. 
Antes de llegar al canal hay que navegar dejando algunas millas de resguardo de la costa pues es una zona de bajos y marismas bien detallada en las cartas. Las primeras balizas de entrada están mar adentro y aunque son las menos visibles hay que buscarlas y comenzar la entrada desde allí. El canal bien señalizado, recorre casi 2,5 millas y está dragado a 6 metros de profundidad media. 


a la izquierda  primera baliza del canal

A la entrada del canal hay un antiguo poblado de pescadores de múltiples colores. Las casas construidas sobre pilones en el agua te hacen volar al SE Asiático, solo la iglesia de rigor te trae rápidamente de vuelta.











Al llegar al final del canal este se abre convirtiéndose en una amplia bahía con aspecto de lago donde hay tortugas... una marina, un muelle de uso comercial y un muelle de uso público con conexión para agua. En medio de todo queda un amplio espacio donde echar el ancla. Fondo de fango entre 6 y 9 metros de profundidad. Buen agarre.
En la marina, además de agua y electricidad hay varadero, servicio de reparaciones, tiendas de recambios, lavandería, un mini mercado y un bar restaurant. 


vista de la marina Mesolonguion desde el fondeo

Amanecer en el fondeo...

El pueblo, está a unos diez minutos a pie desde el puerto. Solo recorrimos una pequeña parte de él pues resultó más grande de lo que esperábamos. A medida que nos acercamos al centro encontrábamos comercios de todo tipo y mayor vida social. Bares de copas, tabernas y restaurantes para no acabar.  





  Mientras navegábamos desde la Isla de Oxia buscamos información del lugar y supimos que fue aquí donde murió en 1824 el poeta Lord Byron es casi un referente turístico.
Navegar por estas tierras griegas es navegar irremediablemente entre la historia y la mitología. En el Golfo de Patras, se libró en 1571 la mayor batalla naval de la historia que decidiría el dominio sobre el continente europeo, un choque entre dos concepciones religiosas diferentes, la cristiana y la musulmana. Fue "la batalla de Lepanto". 
También descubrimos que la Isla de Oxia había sido espectadora de lujo de la gran batalla e incluso aún hoy alberga en sus aguas algunos restos de aquellos que corrieron la peor suerte en la batalla.
...Nos fuimos de Mesolongion pensando que no le habíamos dedicado tiempo suficiente para conocerlo mejor. Es un sitio para recorrer en bici y conocer a fondo; pero el tiempo corre y aún quedan muchas paradas por delante. 


Baliza trampolín a la salida del canal... saludos!


La siguiente parada fue la población de Návpaktos más conocida como Lepanto… Para llegar allí hay que pasar bajo el puente Rion-Antirion, el puente colgante más largo del mundo con 2.252 metros de largo, situado en una de las zonas de mayor actividad sísmica. El puente de Poseidón, como le llaman por allí, fue terminado en Agosto del 2004.




Pasamos bajo el puente con 20 nudos de viento soplando por la aleta y una corriente de un nudo y medio empujando a favor, que nos hacían navegar entre 6,5 y 7 nudos de velocidad.  




Hay que avisar unas millas antes de pasar por el canal 14 VHF al control de paso bajo el puente (Rion Traffic) para informar en que dirección pretendes pasar y de que lado del puente estás (Norte o Sur). El control confirma el paso fijando el lado concreto por donde deberás pasar. El paso entre los dos pilares del centro es para los barcos de gran tonelaje.



Historia y modernidad se dan la mano en el tramo no navegable...


Puente de Poseidón visto desde el este.


Al llegar a Lepanto la primera imagen que llama la atención es la gran muralla que se extiende montaña arriba y alrededor del puerto.



Návpaktos


La entrada en el pequeñísimo puerto de la ciudad quedó en un sueño imposible pues soplaban unos 23 nudos y no sabíamos si habría espacio libre dentro. Maniobrar en estas condiciones en un espacio tan pequeño era correr un riesgo innecesario. Además sabíamos que con vientos del S-SW resulta incómodo estar dentro pues entran olas que provocan un movimiento constante en el interior.



entrada al puerto entre las dos torres



Yin fondeado en la bahía de Lepanto. Al fondo el puente Rion-Antirion

 Fuimos a parar frente a la playa donde ya habían varios barcos. Allí se aguantaba bien el viento y la mar de olas cortas. Al caer la noche todo se fue calmando. Al día siguiente bajamos pronto a ver el pueblo y a desayunar… 





  El marinero Yorgos Anemoyannis que murió en 1821 en su intento
de prender fuego a la fragata de la flota otomana y el escritor
 Cervantes más conocido como el "manco de Lepanto"







Sobre las diez de la mañana ya volvía a soplar con alegría. Volvimos a bordo, levamos ancla y continuamos rumbo E aprovechando el buen viento.

 Next Port la Isla Trizónia… 
Teníamos marcada esta isla como parada ineludible por recomendación expresa de Paco y Dori. Ellos tenían gratos recuerdos de su estancia allí...
LLegamos a Isla Trizónia a buen ritmo con el viento del W que variaba en intensidad entre los 17 y los 22 nudos. 
El puerto está bien protegido del mar y la entrada es relativamente amplia, incluso hay una zona ya prácticamente dentro del puerto donde se puede echar ancla sin atarse a tierra. Realmente es un puerto natural donde solo fue necesario  poner unas piedras y un poco de cemento.



vista del puerto desde el NW

Entramos tres barcos prácticamente a la vez. El primero fue directamente a un sito libre donde podía abarloar cómodamente. El siguiente se fue directamente a fondear y nosotros decidimos probar suerte y entrar un poco en el puerto en busca de algún espacio libre. 
Justo al entrar vimos un espacio entre dos barcos que según los pasos de un espontáneo que había por allí habían 15 metros. Con el viento soplando fuerte hicimos un giro casi en forma de ocho para dar un primer pase y ver el espacio real que había y terminar con la proa apuntado al viento para facilitar la maniobra de entrada entre los dos barcos. El viento hizo el resto acolchándonos contra el muelle. El Yin quedó cómodamente abarloado. 



El Yin abarloado. Al fondo las montañas del continente.


La Isla resultó un pequeño paraíso donde el tiempo corre más rápido de lo que te gustaría. Aquello de que “el tiempo es relativo” se puso de manifiesto. 








Se puede incluso hacer excursiones por alrededor e interior de una buena parte de la Isla.





Al tercer día, preparamos todo para salir a primera hora de la mañana aprovechando una bajada de viento anunciada en el parte meteorológico entre las 7 y las 8 de la mañana que nos permitiría separarnos del muelle con facilidad. Unos minutos antes de las 08:00 HL el Yin Yang se ponía nuevamente en marcha...

Next Port Galaxidi...

2 comentaris:

  1. boniques fotos , i agradables les explicacions, per seguir el viatge. Griselda

    ResponElimina
  2. boniques fotos , i agradables les explicacions, per seguir el viatge. Griselda

    ResponElimina