Translate

dimecres, 24 de juny de 2015

CROTONE, VISITA INESPERADA


…y así conocimos Crotone. No sabemos si por el cansancio o por los caprichos de la meteorología. La realidad fue que entre los cambios de humor del amigo Eolo y las promesas del parte de meteorología en pocos minutos decidimos poner rumbo al nuevo destino, mientras acopiamos toda la información que fue posible sobre el puerto y sus cercanías. El primer dato importante las profundidades, que aquí más de una marina la han construido sobre medio palmo de agua o tienen problemas de bancos de arena a la entrada. Luego prestar atención a las marcas especiales que hay a pocas millas antes de llegar y por último contar con la presencia de tres torres de gas que “adornan” el camino y que aparecerán a la vista una vez pasemos el Capo Colonne al SE de Crotone. Esta vez por suerte llegamos con la luz de la tarde.






Mientras nos acercamos a Capo Colonne vemos un amplio campo de generadores de energía eólica. “Molinos de Viento” en versión moderna. Está claro que es una zona de vientos.
La llegada a Crotone nos da la impresión de un sitio muy indusrial donde tal vez no haya mucho que ver. Resultó que a pesar de tener un estilo de ciudad bastante corriente en nuestros días a medida que nos adentramos en sus calles, vimos su vida diaria y pudimos hablar con algunas personas por razones varias, nos fue gustando más. La vida nocturna en el paseo junto al mar y la actividad de bares y restaurantes es bastante amena.




paseo marítimo



La entrada a puerto fue todo un espectáculo.Lo más normal por aquí, es entrar a puerto sin llamar para pedir sitio porque lo más probable es  que no conteste nadie. Nosotros casi por norma entramos y luego dentro siempre aparece un “Mooring man” u “ormeggiatori”, que viene a ser la nomenclatura oficial por estas tierras para el santo “marinero” que todos conocemos. Lleno de paciencia y bondad, que te asigna un sitio y te ayuda a pasar las amarras.



Pues allí aparecieron tres, uno justo donde apuntaba la proa y otros dos a estribor donde el sitio parecía más acogedor. Tanto fue así que el Yin Yang y los siguientes cuatro barcos que llegaron más tarde fueron a parar allí. Marina Yachting Kroton Club.




El trato fue respetuoso y amable y los precios muy correctos para cada eslora. A nosotros nos correspondía 40€ para 12 m según tarifa, iva incluido que se ajustaba un poco más al pasar los días, llegando hasta los 33€ por día. Agua y electricidad incluida.Lavadora pagando 5€ y duchas pagando 2€. Hay gasolinera bastante bien ubicada con sitio para maniobrar y buen calado. Está muy cerca de la bocana. Hay Zona Wifi y mucha venta de pescado fresco, frutas y verduras muy cerca del puerto. Las bicis hicieron el camino más corto a todas partes. Hay un Mercado y dos Supermercados hacia el centro del pueblo. También hay una tienda de artículos de pesca y otra de náutica con algunos de recambios en las cercanías.

                                   Mercado



pescadería cerca del puerto

Durante la estancia en puerto recibimos dos cambios bruscos de tiempo acompañados de sus respectivos chubascos de viento. En uno de ellos después de varios minutos de relámpagos y truenos apareció el Lohanii por la bocana en el momento en que el viento se acentuaba. 


Tormenta a la vista

Llegada del Lohanii



En la ciudad… pues tiene más de ciudad que de pueblo, hay una marcada diferencia entre la parte más antigua y la parte que un día fue moderna. 



Castillo de Carlos V, fortaleza del siglo XVI
















Next Port… Santa Maria di Leuca el punto más meridional de Italia y más cercano a Korfu, una de las primeras islas de Grecia que queremos visitar. El mejor parte para los próximos días avisa que habrá que usar motor y que posiblemente las últimas millas sean con viento a favor de unos diez o doce mudos por la aleta de estribor…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada